red sikh hispanoamericana
  Home
 

La religión sij fue fundada en la India por el Guru Nanak (1469 - 1539 d. De. C) y difundida a través de las enseñanzas de diez Gurús (1469 - 1708). El décimo Maestro, el Guru Gobind Singh, puso fin al Gurúado personal y proclamó al Gurú granth Sahib, Escritura Sagrada de los Sijs, como el eterno Guru para siempre.
La religión sij fue fundada en la India por el Guru Nanak (1469 - 1539 d. De. C) y difundida a través de las enseñanzas de diez Gurús (1469 - 1708). El décimo Maestro, el Guru Gobind Singh, puso fin al Gurúado personal y proclamó al Gurú granth Sahib, Escritura Sagrada de los Sijs, como el eterno Guru para siempre.
El Guru granth Sahib fue escrito y fue compilado por los mismos Gurus y por tal razón es auténtico. No narra la vida del Guru Nanak, sino que se dedica única y totalmente a la gloria del Dios Omnipotente. El Guru granth Sahib es una nave que lleva seguramente a un devoto o una devota por el océano del materialismo, conduciendo así al alma humana a su destino final el cual es la Beatitud Absoluta. Guru granth sahib inicia su relato con el número 1, lo cual indica la unidad de Dios y el hecho de que no existe nadie como Él: Dios es Uno

Existe un Único Dios: Él es la Verdad Eterna, El Creador, el Omnipotente Espíritu Divino, Sin miedo, sin odio y sin enemistad. La Entidad Inmortal. Nonato, Auto - suficiente, Hecho realidad por su Propia Gracia: el Guru. Meditad en Quien era la Verdad antes de la Creación Quien era la Verdad al principio de la Creación, Quien es ahora la Verdad y ¡oh Nanak! Quien será eternamente la Verdad.
Lo susodicho es el preámbulo al Guru granth sahib. La religión sij llama a este Ser poderoso el Waahey - Guru o Maravilloso Dios.
El sijismo no es una mezcla o una reproducción de anteriores religiones, sino una nueva revelación en su totalidad. Las enseñanzas que los Gurus dieron a este mundo, llegaron DIRECTAMENTE a ellos de Dios, lo cual lo confirman los Gurus: Esta Palabra viene de Él, Quien ha creado el mundo.
LAS CREENCIAS
El Guru Nanak predicó el sijismo como una religión estrictamente monoteísta que requiere la creencia en nada excepto un Único Dios Supremo.
El sijismo rechaza todo ayuno, todo rito y todo ritual. Rechaza los reclamos del yoga, la mortificación del cuerpo, la auto - tortura, la penitencia y la renuncia de la vida terrenal. Existe pero un Único Dios para glorificar. El sijismo reconoce la existencia de la misma luz celestial en cada ser humano, rico o pobre, independientemente de la casta alta o baja, el credo, el color, la raza, el sexo, la religión o la nacionalidad. Por lo tanto, las puertas del templo sij, llamado un gurdwara, están abiertas a todos y a todas en este mundo - sin ningún prejuicio o discriminación social.
LAS ENSEÑANZAS ETICAS Y MORALES
Un sij vive constantemente con angustia ante Dios. Aquí angustia no significa precisamente sentir miedo ò el apartarse instintivamente de los peligros cotidianos. Se trata de sentir uno un temblor en el alma bajo pena de cometer una falta en palabra, hecho o pensamiento contra la Voluntad de Dios. Es una angustia ante Dios producida por el amor y la necesidad de honrarlo a Él. El Guru Nanak decretó tres principios para la conducta diaria:
Naam Japo: Invocar o meditar constantemente en Dios, pues un cuerpo yace muerto sin la vida y la vida misma yace muerta sin Naam - el Nombre de Dios.
Kirat Karo: Ganarse el sustento por medios honrados.
Vand Chhako: En su Nombre, compartir el futuro de tu labor como expresión de tu amor y tu compasión para con la humanidad.
Asimismo, se da énfasis a:
El vivir como ser honesto: la base entera de la religión sij se funda en el vivir de manera honesta. El Gurú dice, "La verdad es valiosa, pero todavía más valioso es el vivir honestamente".
la castidad moral: el adulterio se prohíbe de manera absoluta en la religión sij.
No fumar y no consumir drogas.
No disfrutar la calumnia: la falsedad o la falsificación de los hechos.
EL PROPÓSITO DE LA VIDA
Por su carácter esencial, la fe Sij labora para liberar al ser humano de las cadenas del materialismo. Tiene como metas el vivir una vida llena de virtud y el llegar al nivel espiritual más elevado, lo cual conduce a la realización de la Beatitud Suprema, es decir, el lograr la emancipación sobre la vida terrenal. La vida humana es una oportunidad para lograr esas metas. Si una persona se aleja de ellas, caerá una vez más en el ciclo de la muerte y el renacer - la transmigración.
Existen cinco vicios que corrompen la mente humana: la lujuria, la cólera, la codicia, la opulencia, y el orgullo o ego. Mientras que la mente permanezca impura bajo esos vicios, No podrá encontrar la Beatitud Absoluta. Por tanto, el Guru señaló el camino y dejo de garantía a la humanidad de que sea quien sea:
Conocerá la pureza todo aquel y aquella Que repita su Nombre con devoción, afecto y Un amor sincero. - El Guru Nanak
El cantar la Gloria del Omnipotente, ayudará a la mente a deshacerse de tales impurezas. Por medio de glorificar al Divino, la mente humana asume cualidades divinas durante el proceso. Como resultado, cuando todas las impurezas se hayan ido, Naam - el Nombre de Dios - forjará un templo para la mente pura. Esto lleva a la Beatitud Celestial. Como el agua se mezcla con el agua, las almas humanas se mezclan con el Alma Suprema.
LAS DOS INSTITUCIONES SIJS: LA SANGAT Y LA PANGAT
El Guru Nanak fundó dos instituciones: la Sangat y la Pangat.
La Sangat: la Asamblea de los Sagrados. Sat Sangat quiere decir la asamblea sagrada donde las personas adoran a Dios y aprenden a vivir por Él.
La Sat Sangat es la escuela del Verdadero Gurù. Allí nosotros aprendemos a amar a Dios Y a apreciar su Grandeza. - El Gurù Nanak
Es un hecho bien reconocido que el desarrollo espiritual no puede lograrse sin la compañía de los Sagrados. El Gurú fundó la Sat Sangat para invocar la Palabra Divina y así poder liberar a las personas tanto del egoísmo como de las malas pasiones y, como meta final, para salvarlos y unirlos a Dios:
La Sat Sangat es la tesorería Donde se almacena el Nombre Divino: Allí nos encontramos con Dios;Valiéndose de la Gracia del Gurú,Dentro de la Sat Sangat uno recibe la Luz Y toda la oscuridad se dispersa,
- El Gurú Nanak
La Pangat: la Asamblea de la Langar - la Cocina Gratuita del Gurú - fue iniciada por el primer Gurú y fortalecida por los siguientes Gurús. Las reglas de la Langar requieren que todos se sienten a comer lado a lado en la misma fila y compartan de la misma comida sin practicar ningún tipo de discriminación basada en la clase alta o baja, el ser rico o pobre, príncipe o campesino. La Asamblea de la Langar, o la Pangat, se transforma así en un principio de igualdad en la práctica. Fue el mandato del tercer Gurú que ninguna persona tendría una audiencia con él a menos que primero hubiera comido en la Langar. Hasta el Emperador de la India, Akbar, tuvo que sentarse con la gente común y convivir ellos antes de que pudiera ver al Gurú.
LA CONDICIÓN DE LA MUJER
Por dar luz a los héroes poderosos, a los reyes y a los hombres sagrados, a la mujer se le mantiene en un estima elevado en la Iglesia Sij. Como los dos platillos iguales de una balanza, una mujer tiene los mismos derechos que un hombre. En el gurdwara o templo, los hombres se sientan a un lado mientras las mujeres ocupan exactamente el lado opuesto. En lo absoluto, ellas tienen los mismos derechos iguales y el mismo estado de derecho.
LA HERMANDAD UNIVERSAL
De manera total, la fe Sij cree en la hermandad universal no únicamente como un ideal pero en la palabra, el hecho y el espíritu. Hombre o mujer, cada sij termina sus oraciones de la mañana o de la noche con estas palabras:
Por Vuestra Gracias, oh Dios, Que todos y todas en el mundo Sean bendecidas y bendecidos
CINCO PALABRAS CON K: CINCO REGLAS DE LA KHALSA
El Gurú Gobind Singh, el Décimo Maestro, creó la Khalsa: los Cinco Amados, conocidos como Panj Payaras, a quienes se le confía la responsabilidad de la iniciación a la religión sij.
La Khalsa se creó como una orden militar y guerrera. Bajo la orden del Gurú, a cada sij bautizado o bautizada se le requiere seguir las cinco reglas codificadas en cinco palabras iniciadas con la letra K:
Kes: Pelo intenso o sin cortar. Ésta es la primera seña de la fe sij.
Kanga: Peine para limpiarse el pelo.
Kachha: Ropa interior. Pantalón corto de un guerrero.
Kara: Pulsera de acero en la muñeca para recordarle al creyente de las enseñanzas del Gurú.
Kirpan: Espada para la autodefensa y un símbolo de la dignidad, el poder y el espíritu invencible.
El concepto de Dios
Dios ha sido definido, como se menciona anteriormente, en la invocación y la explicación repetida en los himnos. Dios es el creador, quien se desarrolla fuera de su Absoluto Ser (Sin forma) y se manifiesta en la creación. (Nota: Los Sikhs no creen que Dios sea femenino o masculino; pero en nuestro limitado lenguaje humano usamos siempre un género. En el Guru Granth Sahib, Dios es referido en ambos sexos).
En el principio, no había nadie más que Él en la absoluta y no manifiesta forma. No existía la creación, ni el mundo, ni los humanos, por lo tanto, no había pecados, ni tampoco virtudes; cuando Dios lo dispuso, se manifestó, creó el Universo, en donde tiene Su aposento, y desde donde se desprende hacia todo lugar y hacia todas direcciones en forma del amor.
Dios, no es una idea abstracta, como tampoco es una fuerza moral, pero sí es el Uno con quien se puede establecer una relación personal. Nadie más que Él, Dios en sí mismo, es el Generador (Aspecto Creativo), el Operador (Aspecto que nutre), y el Destructor (Aspecto que da fin). Además de estar inmanente en el mundo, Él es el océano de virtudes; Él es de atributos.
Respecto a la definición fundamental de la naturaleza de Dios, el Guru dice:
“Amigos me preguntan ¿cuál es la seña particular del Señor? Él es todo Amor. ¿por lo demás? Él es inefable (incapaz de ser expresado en palabras).”
De esta manera, la clave para entender a Dios, es que Él es Amor, y este Amor está compuesto de 4 facetas:
1.- Es dinámico2.- Es la Madre de todas las virtudes y valores3.- Es directivo, es decir, tiene voluntad4.- Es benevolente hacia la vida, en la cual es inmanente.
Esto, no genera ni un movimiento dialéctico, ni una guerra de clases, mucho menos una competencia suicida ni lucha alguna.
Dios, conforme el Gurbani, es tanto inmanente como trascendente, por lo tanto, la gente que viene con ciertas nociones preconcebidas a estudiar el Sikhismo, generalmente yerran al ofrecer su interpretación. Si de cualquier modo, pretendiéramos estudiar el Sikhismo como una forma de conocer las necesidades de una humanidad en desarrollo, no nos sería difícil reconocer el sikhismo como una revelación, como un sistema de pensamiento distintivamente original.
Guru Nanak, describe a Dios como “Morador de sí en la Naturaleza misma”. Él no es la materia en forma mecánica y pre existente del universo, sin embargo, no excluye a la misma; la integra y la trasciende. Al igual que el Universo, tampoco es una ilusión; estar anclado a Dios, Quien es real, es una realidad; no una realidad última, más es una realidad que da cuenta a la presencia misma de Dios en ella.
Su Voluntad está por encima de la naturaleza, aunque trabaja con ella. A pesar de su inmanencia, no actúa como una fuerza arbitraria, sino como una presencia personal supra inteligente. Dios es el Más Alto Ser Moral, Quien ha inscrito en todos los seres Su Nombre o su Presencia Moral. Él no es exclusivo de algún sector (Sihk, Cristiano, Musulmán, Hindú o cualquier otro), tanto creyentes como no creyentes, más es el dispensador de la vida en el Universo. La forma de realizarnos en Él, no es a través del conocimiento, ni de formalismos, ni haciendo méritos, ni nada que repercuta en recibir algo a cambio, sino, simplemente a través del Amor y de la Fe, metas esenciales para obtener la Gracia de Dios. La única forma de Adorarlo es cantando Sus alabanzas y meditando en Sus virtudes. En la vida terrenal, Adorarlo es actuar de acuerdo a Su voluntad: practicando el amor, la justicia y la igualdad en toda la Creación.
Dios, Alma y Materia
Los filósofos, difieren entre lo que es Realidad y Verdad – algo que es permanente, sin principio ni fin - debe dar pie a creer en una, dos o hasta tres realidades:
1.- Dios (Parmatma)2.- Alma ( Atma)3.- Materia (Prakriti)
De acuerdo con el Gurbani, no ha habido más que Uno en su absoluta forma en el principio. Cuando fue Su voluntad, Él se manifestó en la creación de lo que llamamos universo. Está constantemente sufriendo cambios conforme a Su voluntad, así mismo se desvanecerá también conforme a Su voluntad. La creación y la materia no son en sí una realidad, sólo UNO, quien ha estado antes de la creación, es Realidad ó Verdad. Él solo, no ha nacido, ni envejecerá, ni se morirá. No hay nada más que Él, en su (absoluta) forma visible o invisible.
El alma (atma) en nosotros, es el reflejo de la Spura-alma, Dios (Parmatma). El Gurbani describe el alma como una pequeña molécula de “agua” del mar (Dios). Esto ha sido incluso explicado usando la analogía de las múltiples imágenes de una misma persona en distintos espejos. Cada espejo (el ser humano) lleva consigo un reflejo de la Persona, Dios. El alma está ahí a causa de Dios, ya que no es una realidad independiente sin Él.
Dios y Satán
El Gurbani no da fe a la existencia de dioses buenos y malos (Satán, quien mal encamina a la gente). Dios por sí mismo es la única causa de todo lo que sucede, aparentando que sea “bueno” o “malo”. Esto puede ser sencillamente explicado con la analogía del calor y la luz, dos formas naturales de energía.
El frío y el calor, aparecen como dos condiciones opuestas; sin embargo, son expresiones de dos aspectos de la misma “fuerza”, la temperatura. Cuando ésta excede lo que podemos aguantar lo llamamos “caliente”; cuando es menos (más baja) de lo que nos agrada, lo llamamos “frío”. De esta misma forma, cuando disfrutamos de Sus virtudes, nos regocijamos en felicidad. Cuando ignoramos estas virtudes y caemos en vicios (ego, lujuria, ira y gula) devenimos en tristeza; esto no es causado por Satán, sino por la ausencia del amor hacia Dios.
Otro ejemplo se puede tomar de nuestra experiencia cotidiana; el conocimiento de la luz lo tenemos sólo porque podemos experimentar la oscuridad. En otras palabras, la luz y la oscuridad, condiciones aparentemente opuestas, siempre van juntas. Así mismo, la tristeza y la alegría (placer y sufrimiento) son los extremos de una sola emoción. Una persona no puede tener la percepción de una sin la otra. La fuente demoníaca no es Satán, es el propio ego, que está presente en todos nosotros y nos desvía del camino de Dios (La Virtud) hacia la tristeza y el tormento.
Alabanza Sikh
Un devoto es encausado a alabar sólo al Creador y no a la creación. El sol, la luna, montañas, ríos, animales, árboles, etc., son creaciones y no son adoradas. Más allá, Gurbani, no acepta la santidad de ninguna fecha en particular, sea lunar o solar. Tampoco considera un día en especial de la semana más adecuado para orar o para realizar un ritual. Dios simplemente creó los días y fechas, pero ninguno es bueno o malo para determinada actividad. Todos los días, son un buen día cuando uno ama y recuerda a Dios. Es un mal día por ejemplo si uno se olvida de Él, quien nos ama a todos. Los Sikhs, son encausados a recitar los himnos del Gurbani regularmente cada día, todo el año y a lo largo de la vida para regocijarse de su unión con Dios.
En los himnos del Gurbani, muchos nombres, teniendo su origen en las diferentes fés (islam, hindú, Yoga, vedanta, entre otras) se han usado para Dios con la misma santidad. No hay una palabra (nombre) que haya sido descrita como superior o inferior, ya que todas ellas apuntan hacia el mismo Padre, Dios, cuyas virtudes y miles de nombres son innumerables.
Dios nos ama a todos, sin excepción, sin importar el nombre que usemos para amarlo. El Guru Granth Sahib, ha hecho una única contribución en este aspecto, promoviendo el amor mutuo entre personas de diferente fe, dándoles un nuevo significado, en un sentido más amplio de la terminología tradicional usada por ellos. Uno debe amar (dirigirse) a Dios con todos y cada uno de sus nombres, por ejemplo, los hindúes consideran que Rama es el nombre de su Dios, mientras que los musulmanes lo llaman Alá. El Guru dice que ambos nombres, Rama y Alá son el mismo Dios, así como papá y papi, son dos formas distintas de llamar a nuestro mismo padre.
 
  Hoy habia 2 visitantes (2 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=